9 consejos que puedes poner en práctica ya mismo para mejorar tu salud

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Todos los días nos enfrentamos al estrés de una vida frenética, una alimentación que está en constante duda y el poco tiempo que tenemos para cuidarnos. Pero hoy es un buen momento para pararnos unos minutos a pensar si estamos preocupándonos por nuestra salud lo suficiente. ¿Estaremos cuidándonos adecuadamente? A veces sólo necesitamos pequeños consejos para mejorar drásticamente nuestros hábitos.

La nutrición y la salud van de la mano

La nutrición es la base de nuestra vida. Una mala alimentación supone una serie interminable de problemas que pueden derivar en patologías muy graves. La mayor epidemia que conocemos a día de hoy no la causa ninguna bacteria o virus. Es la obesidad y gran parte de la culpa la tiene la mala alimentación.

01. No bebas Coca-Cola Zero para adelgazar

No es que los compuestos de la Coca-Cola Zero sea mala por el ciclamato y el aspartamo,. El problema de las bebidas con edulcorante, según las últimas evidencias, es que provocan una reacción ante un azúcar inexistente en la bebida, lo que moviliza la insulina para controlar unos niveles glucémicos (de azúcar) que en realidad no hace falta controlar. Eso, a la larga, puede derivar en resistencia a la insulina, lo que significa diabetes y/o obesidad. Además, varios estudios demuestran que beber este tipo de bebidas ayuda a ganar peso (por diversas y complejas cuestiones), por lo que hacen el efecto contrario al que esperamos. ¿Moraleja? Cuanto más te alejes de las bebidas gaseosas, con o sin azúcar, más ganarás en salud.

02. Lavarse los dientes inmediatamente después de comer no es bueno

Lavarse los dientes es higiénico, cortés y, para algunos, casi una obsesión. Mantener una higiene dental adecuada es necesario, por descontado. Pero, ¿cuándo algo bueno puede convertirse en malo? Los dientes son estructuras vivas reforzadas compuestos por varias capas, como el esmalte. Este es especialmente propenso al desgaste ante sustancias ácidas (que es lo que utilizan las bacterias que provocan las caries). Cuando comemos, especialmente sustancias con pH ácido, como frutas, verduras, sodas… reblandecemos el esmalte. Si frotamos entonces, desgastaremos más el esmalte. Es conveniente esperar media hora o más para poder cepillarnos los dientes sin que cause un perjuicio que a la larga deteriorará nuestra salud dental. Por cierto, en realidad, si somos meticulosos, sólo sería necesario cepillarnos los dientes una vez al día y no tres, pues las colonias que habitan en las caries necesitan dos días, aproximadamente, para comenzar a hacerle daño al esmalte.

03. Bebe agua contra la hinchazón

Beber agua es genial para nuestro organismo. Nos ayuda a mantenernos despiertos, más activos y es indispensable para que funcione nuestro sistema renal de forma adecuada. Pero aquí viene un pequeño truco: cuando nos sentimos hinchados, después de una comilona, puede que lo último que nos apetezca sea beber agua. Sin embargo, es una de las mejores cosas que podemos hacer. La presencia de fibras hidrosolubles en la comida hace que, con el agua, se forme una especie de gel que ayuda a la motilidad intestinal. También mejorará y acelerará el tránsito. Por otro lado, el aporte diario de fibras alimenticias es fundamental para sentirnos de mejor humor. Así que agua + fibra es una gran combinación. Especialmente si nos sentimos hinchados. Y nos ayudará a mejorar sustancialmente nuestra salud.

Actividad física, llueva o truene

Hacer ejercicio es una necesidad. Nuestro cuerpo está diseñado para desplazarse kilómetros y realizar ejercicio moderado al día. Cuando no lo hacemos, nuestro metabolismo reacciona y se desajusta, lo que implica mal humor, enfermedades, y otros problemas.

04. No te pases el día en la cama

Vaya por delante que es necesario dormir los suficiente para sentirnos descansados. El sueño es imprescindible para una buena salud. Aunque todavía no comprendemos muchas de las razones de su naturaleza, dormir es esencial para nuestro metabolismo y su correcto funcionamiento. Sin embargo, lo cierto es que los últimos estudios muestran que, a pesar de existir unas recomendaciones, tampoco sabemos cuánto necesita cada persona. Cada cuerpo es completamente distinto y los tiempos varían muchísimo. Lo que sí sabemos con rotundidad es que pasar excesivo tiempo durmiendo está claramente asociado a problemas como la obesidad, la diabetes y una menor calidad de vida. Así que dormir está bien y es necesario. Pero dormir demasiado es malo para tu salud.

05. Corre más lento para ser más eficiente

En la actividad física es necesario el autosuperarse. Ponerse metas y llevarlas más allá es una cuestión que nos permite seguir al pie del cañón, motivados. Pero exagerarlo no nos viene bien. Y es que varios estudios muestran que a la hora de correr es mucho más eficiente mantener un paso más lento. ¿Por qué? Por una cuestión muy sencilla: mantenemos el control de nuestro ritmo. Eso se traduce en menos cansancio, mayor eficiencia y, por lo tanto, mayor satisfacción. Eso reduce la tasa de fracaso a la hora de hacer ejercicio, lo que se traduce, a la larga, en una vida más sana y plena en actividad física. Y la actividad física nos ayuda a mejorar nuestra salud, ser más despiertos, motivados, seguros de nosotros mismos y estar de mejor humor.

06. Haz ejercicio aunque estés cansado

Llegas a casa y no te apetece hacer ejercicio, ¿verdad? Pues es un craso error. Hacer ejercicio cuando estamos cansados es muy positivo en todos los sentidos. En primer lugar, nuestro cuerpo manda señales de que faltan algunos elementos energéticos: azúcar o grasas movilizadas. Hacer ejercicio supone quemar, entonces, las reservas que estaba acumulando en la barriga o las caderas que no queremos. Pero eso no es lo mejor. Al hacer ejercicio nuestro cuerpo activa todo el sistema hormonal: adrenalina, endorfinas… lo que nos revitaliza. Tras hacer ejercicio nos sentiremos menos cansados que antes y, además, de muy buen humor. También activa nuestro cerebro, taciturno hasta el momento. En definitiva, todo son ventajas. Aunque tengamos que superar la barrera de la pereza.

El músculo de la cabeza

Nuestro cerebro es el ordenador último, nuestro controlador primario. De hecho, hay quien expresa que nosotros en realidad sólo somos nuestro cerebro, como parásitos encerrados en un cuerpo que está ahí para servirnos. En cualquier caso, cuidar nuestro cerebro y nuestra mente es vital para mejorar nuestra salud.

07. La música es siempre, siempre, buena

Hasta la fecha no se conocen efectos propiamente negativos de la música. Al contrario, tal y como lo hemos comentado en alguna ocasión, la música ayuda de diversas maneras y en incontables situaciones a nuestro cerebro: bien sea por los ritmos, o por las melodías o, incluso, por las letras, la música provoca un efecto singular en nuestro cerebro. Es capaz de alterar su actividad, mejorando el aprendizaje, ayudándonos a ser más eficientes y mucho más. Así que un buen consejo para mejorar la salud es “¡escucha música! ¡¡De forma regular!!”. Probablemente comiences a sentir los efectos de inmediato.

08. El café es bueno (para dormir)

Hace ya tiempo que el café dejó de demonizarse. Como todas las sustancias, la cafeína es buena o mala dependiendo de la dosis que tomemos. Pero en líneas generales, algo de cafeína al día puede ayudarnos a estar más despiertos y ser más eficientes. Pero además, existen varios fenómenos que nos ayudarán a la hora de dormir una siesta. En primer lugar existe un efecto denominado “rebote” de la cafeína. Este ocurre unas dos horas después de ingerirla y se debe al efecto fisiológico causado por la eliminación de esta sustancia en nuestro cuerpo, que estaba sobreactivado. Esto provoca un cansancio notable, lo que provoca sueño. Pero, además, varios estudios muestran que una taza de café seguida de una siesta de veinte minutos ayuda a mejorar el rendimiento en el trabajo. Esto se debe a que la cafeína actúa como antagonista de la adenosina, un producto secundario de nuestra actividad cerebral (entre otras cosas) y que está implicado en nuestra sensación de cansancio. La cafeína actúa justo después de la siesta, eliminando la adenosina acumulada durante este pequeño sueño.

09. Piensa, piensa, piensa

El cerebro está en constante cambio, evolucionando en su patrón fisiológico. Existen numerosos estudios que evidencian una cuestión muy sencilla: cuanto más activo está nuestro cerebro a lo largo de nuestra vida, mejor: más sensación de felicidad, menos problemas y más prevenidos contra la neurodegeneración. Lo cierto es que no sabemos bien cómo funcionan los mecanismos detrás de estos hechos. Pero hemos comprobado en más de una ocasión que es así. ¿Y qué es lo mejor para mantener activo el cerebro? Una buena combinación de actividades: algo de ejercicio físico, que produce mensajeros de todo tipo; retos mentales que nos produzcan satisfacción y activen nuestro pensamiento operante; introspección que nos permita descubrir, meditar y pensar de forma íntima; alimentar nuestra parte creativa: películas, televisión, libros, música, videojuegos. Si es cierto eso de que somos nuestro cerebro, debemos cuidarlo con especial cariño.

Con información de Hipertextual

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir.

Los comentarios están cerrados.