Bahía de la Luna: paraíso oculto de Oaxaca

Desde la carretera que conduce a Puerto Ángel, nace un caminito zigzagueante de terracería que nos interna en el monte, llevándonos cada vez más lejos de las áreas habitadas. Al final, el camino muere en una bahía perfecta con forma de medialuna, protegida por cerros y vegetación silvestre.

Hasta hace unos años, la única opción para disfrutar de esta playita era en plan de picnic, ya que no había ninguna infraestructura. La noticia es que en medio de este escenario salvaje y solitario existe desde hace un tiempo el pequeño Hotel Bahía de la Luna. Un número reducido de búngalows en estilo tradicional costeño se distribuyen sobre el cerro, en medio de la vegetación.

Tan bella como la más bella bahía de Huatulco, la Bahía de la Luna se distingue por su filosofía de sencillez y respeto por la naturaleza, sin renunciar a las comodidades. Es perfecto para ir en pareja, aunque por supuesto que un grupo de amigos, amantes de la naturaleza, también puede sacársele jugo. El mar aquí es muy tranquilo siempre, e invita a nadar y esnorquelear durante horas, sin preocuparnos por corrientes u olas peligrosas.

Como en tu burbuja

Aislada por los cerros y la vegetación -debido a la orientación de la bahía no llega ningún ruido de la civilización- no hay señal para usar compulsivamente el teléfono. Los que llegan van precisamente en busca del silencio y de esa sensación de estar lejos de todo. Los dueños del hotel opinan que este sitio es «para todos aquellos que prefieran un ventilador tarareando en vez del ruido del aire acondicionado». También es para los que prefieren pasear en canoa en lugar de montar la ruidosa banana, o para los que quieren practicar yoga y caminar por los cerros, en vez de salir de fiesta por la noche. Aquí las actividades que todos disfrutan son el esnorquelear, remar y relajarse en la playa.

¿Cocina de autor en medio de la selva?

Sí. La chef Laila Chagra, mexicana formada en Brasil y Argentina, prepara cada noche un platillo especial para los huéspedes, usando la imaginación, las tradiciones locales y la pesca del día. Puede ser bruschetta veracruzana, atún empanizado en ajonjolí -«ahora el pescado se come casi crudo»-, asegura Laila. Y de postre, un mousse de maracuyá. «Conseguimos en Puerto Angel pescado del día: atún, huachinango, medregal, pargo y mariscos, dependiendo de la temporada. Los platillos los creamos cada noche según lo que tenemos a la mano», es la promesa de Laila. Por cierto, las cenas son espectaculares, pues la mesa se dispone a la luz de las velas y desfilan buenos vinos, obvio, a la orilla del mar. ¿No sientes este plan del todo tentador?

Alrededores

Si quieres un poco más de actividad mundana, a pocos minutos está Puerto Ángel o Zipolite, donde la vida nocturna es diversa y nutrida.

Dónde está?

La Bahía de la Luna se localiza en la costa de Oaxaca, a pocos minutos en coche de Puerto Ángel, entre Puerto Escondido (1:15 min al poniente) y Huatulco (40 min al oriente). Si sales de Puerto Ángel en dirección hacia Pochutla, un letrero señala el desvío a la derecha después de escasos kilómetros.

Con información de NVI Noticias

Compartir.

Los comentarios están cerrados.