miércoles, octubre 18

Pueblo mixteco ve en turismo la alternativa para poder prosperar

Entre montañas, bajo un cielo azulado, se encuentra la comunidad de la Mixteca Alta de Oaxaca, el pueblo de corazón de fuego y alma valiente que ha encontrado en su riqueza histórica y natural, la alternativa para poder salir adelante.

A pesar de que la vocación agrícola de esta región del estado sigue predominando como la principal actividad económica, desde algunos años, las comunidades han comenzado a mostrar al público sus tesoros históricos y atractivos naturales, con el fin de generar empleos en sus pueblos a través del turismo.

De acuerdo a información de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), la zona de la Mixteca se extiende por 40 mil kilómetros cuadrados de terreno al abarcar la parte noroccidental de Oaxaca y pequeñas extensiones de Puebla y Guerrero.

Asimismo, la Mixteca se divide en tres subregiones, la Baja, la Alta y la Costa. En lo que respecta a Oaxaca, la zona congrega a 203 municipios de la entidad, entre los que se encuentran Nochixtlán, Coixtlahuaca, Teposcolula, Tlaxiaco, entre otros.

En la Mixteca Alta de Oaxaca, se vislumbra desde la carretera, los verdes campos que cobijan los alrededores de municipios como Santiago Apoala y Santo Domingo Yanhuitlán los cuales muestran pequeñas hectáreas de sembradíos de frijol, maíz, trigo, ajo y tomate.

La cosecha y venta de estos insumos son la principal actividad económica que tienen los pobladores de esta región de Oaxaca. Por ello, no es extraño que la Mixteca en su conjunto, sea la principal expulsadora de mano de obra en México, esto según la CDI.

Al respecto, la maestra en Historia del Arte por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Itandehui Franco Ortiz, comentó en entrevista con Notimex, que debido a que el campo no les reditúa de manera significativa, desde hace algún tiempo, los pobladores de esta región han tenido que encontrar alternativas económicas para poder prosperar.

Por lo que al mostrar su herencia histórica al público como el “Códice Nuttall” y los ex conventos de Santo Domingo Yanhuitlán, San Juan Bautista Coixtlahuaca y Teposcolula, han conseguido paulatinamente que el turismo sea una nueva fuente de ingresos que compense el trabajo en el campo.

“La remodelación de los ex conventos ha sido un motivo de sustento para la gente local y de ahí no ha habido como muchos empleos, por eso ha habido tanta migración.

“Sin embargo, otros pueblos se están centrando en el turismo como Apoala que es el más avanzado de la zona de la mixteca alta, aunque también en Tilantongo.

“Lo malo es que los caminos no son muy rápidos algunos quedan a tres horas entonces necesitan organizarse mejor y recibir apoyo”, detalló la también encargada de los ex conventos de la Ruta Dominica.

Asimismo, señaló que los artesanos y artistas locales han colaborado en esta sinergia para crear piezas excepcionales que son exhibidas en espacios locales como el ex convento de Yanhuitlán y que además de atraer a turistas, ayudan a difundir la historia de los mixtecos entre su propia gente.

Por otra parte, proyectos como el Geoparque Mixteca Alta que muestra la riqueza geológica de la zona, buscan representar una fuente de empleo para los pobladores de municipios como Nochixtlán y Yanhuitlán.

“Nosotros transportamos en nuestra camionetas a las personas que vienen a visitar los ex conventos y ahora el geoparque, aunque la mayor ganancia la tenemos llevando a nuestra gente”, comentó el chofer Leopoldo, oriundo de Yanhuitlán.

Conocido por su gente en lengua mixteca como “Ñuu Savi” que en castellano se traduciría como “pueblo de la lluvia”, la comunidad mixteca ha forjado poco a poco los cimientos de lo que buscan, sea una fuente real de ingresos que los ayude a prosperar.

Compartir.

Los comentarios están cerrados.