sábado, noviembre 18

Iluminar cuadernos, distracción para niños del Istmo

Mientras el Istmo comienza su reconstrucción, infantes de Juchitán y comunidades aledañas tendrán cuadernos para iluminar. En la zona que se convirtió en el foco de la tragedia dejada por el sismo del 7 de septiembre, y agudizada por otro y las réplicas de ambos, el artista Francisco Toledo busca de diversas formas ayudar en el proceso.

Mientras el Istmo comienza su reconstrucción, infantes de Juchitán y comunidades aledañas tendrán cuadernos para iluminar. En la zona que se convirtió en el foco de la tragedia dejada por el sismo del 7 de septiembre, y agudizada por otro y las réplicas de ambos, el artista Francisco Toledo busca de diversas formas ayudar en el proceso.

Ya sea con cocinas comunitarias, reparto de despensas y medicinas, gráficas en venta para obtener más recursos para damnificados o con su ayuda para que la arquitectura vernácula no se pierda, el pintor y filántropoha llevado a la sociedad civil a sumarse a sus acciones.

Ahora, el artista y colaboradores del Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) muestran cuadernos para iluminar, como los hechos hace meses sobre el CaSa y el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México.
En cuatro días, se hizo lo que generalmente se lleva semanas, dijo este lunes el diseñador Hazam Jara, quien estuvo a cargo de los cuadernos que muy pronto serían repartidos entre infantes del Istmo.

La idea, explicaba Toledo es que por medio de las ilustraciones los pequeños conozcan la arquitectura propia de su región, como las que se ven en las fotografías de la exposición Casas tradicionales de Juchitán, que alberga el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca desde la semana pasada.

Son cinco mil los cuadernos que serán regalados junto con sus cajas de colores para que las y los infantes del Istmo conozcan las casas que tras los sismos quedaron en ruinas o inhabitables, explicó el artista. Los ejemplares serán otorgados en las cocinas comunitarias que el artista puso en operación en Juchitán y Santa María Xadani.

Compartir.

Los comentarios están cerrados.