sábado, noviembre 18

No cesan plagios de bordados, patrones y diseños de etnias de Oaxaca; ahora culpan a Mango

Por 899 pesos tú puedes comprar, en la tienda de ropa exclusiva de la firma española Mango, una blusa de bordados florales que intenta copiar los patrones de huipiles tradicionales de Oaxaca, en este caso el que artesanas confeccionan en San Antonino Castillo Velasco.

El diseño que se ofrece en la tienda virtual de la marca, dista mucho de parecerse al original, pues cada artesana en Oaxaca imprime diferentes puntadas en los bordados y colores de flores según el significado, por lo que nunca, ningún huipil será igual.

La colección también intenta copiar los bordados florales de las faldas istmeñas e integra ambas prendas en su colección otoño-invierno 2017.

La falda negra con bordados florales se comercializa en mil 119 pesos.

Decenas de personas han comentado acerca del plagio en diversas redes sociales como Facebook, esto a raíz de que una usuaria encontró en Bélgica, una sucursal de la tienda donde comercializaban un suéter que copia bordados de la etnia otomí de Tenango en el estado de Hidalgo, además de las piezas mencionadas.

Otros plagios a artesanos oaxaqueños

Ya en 2014 la diseñadora francesa Isabel Marant copió los diseños tradicionales de la comunidad mixe de Santa María Tlahuitoltepec, en sus diseños de blusa, falda e incluso en una chamarra.

Este año, la marca española Intropia,  sacó al mercado un vestido que se vendía en 198 euros, más de 3 mil pesos mexicanos, en su página de Internet. El modelo era una copia  del bordado que realizan las mujeres artesanas de San Juan Bautista Tlacoazintepec de la región de la Cañada en sus huipiles, originarios de la etnia chinanteca.

El bordado original es águila bícefala multicolor y una figura geometría intercalada.

En todos los casos los pueblos oaxaqueños han condenado el plagio y han exigido a las autoridades del estado una iniciativa que ayude a proteger la cultura, artesanías y prendas que son oriundas de Oaxaca, sin resultados efectivos a decir de los artesanos “víctimas de la fast fashion”.

Compartir.

Los comentarios están cerrados.