Viernes, Agosto 18

Reconstruyen molino de trigo en Tlaxiaco

Un molino de trigo construido de piedra en 1760, el cual fue movido por las torrenciales aguas del río, fue reconstruido y será presentado para su conservación, en la comunidad de San Pedro Molinos, Tlaxiaco, en el marco de su fiesta el 27 de junio.

FOTO: René López

Después de varios años de trabajo esta obra, la más importante de los molinos de trigo que existieron en esta comunidad, fue reconstruido en el lugar donde estaba. Se edificó la casa usando la misma piedra y cimientos que tenía de grosor más de 80 centímetros. Además, el molino de trigo se paró reparando las grandes piedras redondas que daban vuelta con la fuerza de las corrientes del río.

El molino de trigo se compone de un petate, una mano de piedra, palancas de madera de más de 30 centímetros de grosor, un cajón de madera de más de 3 metros cuadrados, una tolva, engranes y desde luego piedras circulares de más de un metro de diámetro.

La reconstrucción

Las maderas que eran muy gruesas fueron hechas a semejanzas por los carpinteros de la comunidad, pero además en general la reconstrucción llevó varios años, debido a que el material utilizado de la región es mucho.

Su rescate y conservación es porque es un símbolo de trabajo de la comunidad. Además, una forma de hacer reflexión como el agua podía mover grandes piedras, lo que hoy en día ya no hace el agua, debido a que la contaminación nos ha invadido, pero además el planeta se está secando, dio a conocer, Alfonso Ortiz Reyes, comisariado de bienes comunales.

Dijo que es importante la recuperación del molino de trigo, es una restauración que tiene mucha historia, además es una justificante, ya esta comunidad se llama San Pedro Molinos, debido a que existían más de dos de estas maquinarias que eran de piedra y madera que eran movidos por el agua, pero se fueron acabando debido a que el agua fue perdiendo fuerza.

El molino de trigo molía grandes cantidades de trigo de persona provenientes de diversas localidades, como San Miguel Achiutla, San Bartolomé Yucuañe, San Juan Teita, Santiago Yosondúa, Chalcatongo de Hidalgo y poblaciones del distrito de Nochixtlán como Santiago Tilantongo, San Mateo Sindihui, entre otras poblaciones.

Su historia

FOTO: René López

Este es un molino que según datos que obran en la comisaría, fue construido en el año de 1760, no dice por quién, pero fue hecho bajo los tequios y cooperaciones de la comunidad, ya que era un bien comunal. Era como una cooperativa donde muchas personas trabajaban o daban su servicio social.

Había en la comunidad tres molinos que estaban en función, pero el más grade fue el que se reparó, ubicado en el río de la cueva mágica, este en sus tiempos fue sufriendo varias ubicaciones, primero estuvo en la parte alta, de ahí bajo a 5 metros, después a otros 10, ya que el agua conforme pasaban los años iba disminuyendo su fuerza.

El molino reconstruido daba servicio de molienda a más de 30 poblaciones cercanas, se abría desde las 07:00 horas o cuando el sol empezaba a rayar, a lo lejos se veían a las personas que iban llegando, jalando su burrito u otras bestias.

Se sabe que este molino fue establecido para dar servicio de la molienda del trigo y hacer los panes, pero hace más de 20 años que dejó de funcionar debido a que el agua perdió fuerza, ya no podía mover las grandes piedras circulares, además de la entrada de las harinas refinadas.

Da nombre a la comunidad

Esta comunidad por sus molinos de trigo fue llamada, San Pedro Molinos, ya que era una de las principales labores que tenía la comunidad, habían grandes extensiones de siembra de trigo. Eran grandes patios donde la gente sacaban sus semillas al sol, ahí esperaban por una temporada, mientras seleccionaban y limpiaban colocando petates.

Por ese grado de importancia el actual nombre de esta comunidad, ya que antes, hace más de 400 años se llamaba, San Pedro Tiquiji, después San Pedro Sabinos, por ello ante esta importancia se inició desde hace cinco años el proyecto para la restauración total, donde intervienen toda la comunidad que dan sus tequios y cooperaciones, el comité del museo comunitario y desde luego las autoridades municipales.

Antonio Ortiz reyes, de 70 años de edad, dio a conocer que en el marco de la fiesta de la comunidad va a presentar la reconstrucción del molino. Es una obra que todos recuerdan, ya que era muy servicial, porque acudía mucha gente, todavía recuerda que hace 30 años era servicial.

Acciones de buena voluntad

Se pudo reparar con la cooperación de los vecinos, fue mucha obra de buena voluntad, tanto de las autoridades como de la gente, se recuerda que es de pura piedra grande en forma de ruedas, que cuando caía el agua, daba vueltas todos los días, las 24 horas, después se fue apagando, pero hoy se recupera para el recuerdo, además que es un pasado de orgullo.

Celia Reyes Ortiz, regidora de ecología, da a conocer que de una forma se rescata una obra histórica, es un símbolo, ya son muchas autoridades que tenían la idea, pero hoy se hizo desde luego con la intervención de todos.

Se acabó el molino de trigo porque llegaron las harineras y el agua se fue acabando, ya no tiene la misma potencia como antes, eso perjudicó mucho, tanto así que los sembradíos de trigo que había en la comunidad desaparecieron en totalidad.

René López/El Imparcial

Compartir.

Los comentarios están cerrados.