miércoles, enero 17

Hacia el desarrollo turístico de la Mixteca

Además de ostentar el nombramiento como Pueblo Mágico, San Pedro y San Pablo Teposcolula ha sido definido por la Secretaría de Turismo como el centro de un clúster turístico: es decir, de una zona que concentra atractivos, actividades y servicios para los visitantes. Sin embargo, en virtud de la distancia hasta el centro distribuidor más cercano —la ciudad de Oaxaca—, así como por su estatus como destino turístico en proceso de consolidación, Teposcolula, en términos del esquema de planeación y desarrollo de esa de[soft hyphen]pendencia, se constituye como un clúster emergente, a partir de cuyo fortalecimiento y crecimiento será posible establecer las bases para acciones coordinadas entre los tres niveles de gobierno, los habitantes y empresarios que se integren a dicho esquema, y que permitan ir alcanzando en el corto, mediano y largo plazo, niveles de consolidación de alto valor y calidad de la oferta turística de la zona.

En este contexto, Abdón Vázquez Villalobos, subsecretario de De[soft hyphen]sarrollo y Promoción Turística de SECTUR Oaxaca, explica en entrevista: “Con el esfuerzo de sus habitantes, sus autoridades y la iniciativa privada, en coordinación con los gobiernos federal y estatal, Teposcolula ha ido avanzando paulatinamente en busca de su consolidación como Pueblo Mágico. En este objetivo, la inversión es fundamental e imprescindible, y como ejemplo de ello podemos citar a Capulálpam de Méndez, primer Pueblo Mágico de Oaxaca, que a lo largo de los años ha recibido apoyos de inversión federales y estatales que, en conjunto con iniciativas comunitarias y privadas para integrar servicios y productos turísticos de gran calidad, lo han colocado como uno de los principales destinos oaxaqueños.

La Casa de la Cacica

“De este modo, establecer a Teposcolula como centro de un clúster turístico emergente, con base en la calidad de su plataforma —aún en desarrollo— de atractivos, produc[soft hyphen]tos y servicios de turismo, nos permitirá definir objetivamente, en una primera etapa, los niveles de viabilidad, atractividad y potencial turístico real de comunidades que se encuentran en el área de influencia de este clúster; y en etapas posteriores, generar acciones para las comunidades que posean las características necesarias para definirse efectivamente como destinos turísticos.

“En este caso, en el área de influencia turística de este clúster emergente se encuentran comunidades como San Pedro Yucunama, Santiago Apoala, Tamazulápam del Progreso, y por supuesto Yanhuitlán y Coixtlhauaca, que poseen elementos que los identifican como sitios con atractivos turísticos. Y por ejemplo, municipios importantes como Huajuápam de León, Tlaxiaco e incluso Nochixtlán, pueden insertarse dentro de las cadenas de valor del clúster como proveedores de insumos en una primera instancia.

“Este planteamiento es muy impopu[soft hyphen]lar pero es lo más adecuado, y obedece a una razón evidente: no todo el territorio oaxaqueño es susceptible de uso turístico, y por eso es imperativo no crear falsas expectativas a este respecto en las comunidades. A diferencia de otros estados, e incluso de otros países, Oaxaca es muy extenso y posee una orografía tal que dificulta en gran medida la viabilidad de los proyectos turísticos. Cuando los recursos económicos disponibles son escasos, es necesario enfocar la inversión donde ésta sea realmente productiva. De lo contrario, únicmente estaremos generando esperanzas hacia proyectos turísticos inviables, o financiando muchos más elefantes blancos de los que existen a montones en el estado“, finalizó.

Compartir.

Los comentarios están cerrados.