Viernes, Agosto 18

Enseñan matemáticas con la pelota mixteca

Como parte del Plan para la Transformación de la Educación de Oaxaca se incluyen proyectos para recuperar los conocimientos de culturas prehispánicas

Los juegos prehispánicos son utilizados para desarrollar las capacidades motoras y crear identidad en estudiantes del nivel preescolar. El juego de la pelota mixteca, un ritual de Mesoamérica, era una forma de interpretar el presente y futuro y es llevado a las sedes educativas para despertar la curiosidad.

Con orígenes hace más de tres mil años y testimonios que aseguran que se jugó en casi toda la entidad, los docentes, por medio del Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (PTEO) han trabajado por cinco años en este proyecto.

Desde la escuela preescolar Josefina Ramos, en la calle de Cuauhtémoc esquina con González Ortega, en el Centro Histórico, se desarrolló este instrumento técnico-pedagógico cuyo objetivo es fortalecer la identidad.

Mientras tanto, los papás se emocionan con estas actividades y participan en los juegos como se demostró en el preescolar donde asisten más de 60 alumnos.

Las enseñanzas que implica el juego incluye matemáticas con la circunferencia, velocidad, así como la identidad colectiva.

El supervisor escolar de la zona 34 en preescolar, Felipe Miguel Concha, justificó: “Nos hemos percatado que la identidad se ha perdido, hablamos y vestimos como nos dice la tele, queremos hablar inglés cuando ni el español lo dominamos”.

Dentro de este nivel observaron que en ocasiones existen aquellos que se avergüenzan de los antepasados por no entender sus raíces ni sentir arraigo. “Estamos en el rescate y darle el valor que se merece a lo que nos identifica”, indicó.

“Es importante porque van practicando y es más divertido que con un juego vayan conociendo las raíces prehispánicas”, externó Guadalupe Díaz Celaya, maestra de guardia del kínder.

Desde éste trabajan el trote, la fuerza, el equilibrio que requiere este juego.

“Se les dice qué es la pelota mixteca, quiénes lo jugaban, dónde lo jugaban y nos da un panorama general para empezar a practicarlo. Se trata de rescatar, inclusive, con adultos, y ahora con los menores, a quienes emociona”, reforzó la docente.

Los menores del tercer año participan en este juego y refuerzan la destreza motora básica, necesaria para esta edad.

Además del trabajo en equipo. “Todo se refleja dentro de la clase que se cuidan entre de ellos, se quieren y se protegen”, abundó la profesora.

Los menores se interesan de los antepasados, proponen conocer Monte Albán, tienen inquietudes y van desarrollando su conocimiento, explicaron los promotores.

Apuestan por niños críticos y no repetitivos

Dentro de los planes y programas de los profesores de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) diseñaron este modelo que enseña valores desde los campos formativos.

El proyecto integral busca formar a un niño crítico, no repetitivo ni actuar por actuar, que construya su propio conocimiento.

También la estrategia es que vayan reforzando la enseñanza en los números, les dicen la medición de la cancha, el número de participantes, que cuenten los resultados; actividades de suma y resta.

Nacido del PTEO, llevan 5 años trabajando en este programa que no se contempla en el plan del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca. Los integrantes de la Sección 22 proponen por medio de la regionalización de la educación que se adquieran los conocimientos.

“El modelo tradicional es que el papá solo está como espectador, el modelo que queremos implementar es volverlos miembros activos en el desarrollo de sus hijos y desde esos ejes corregir -incluso-, conflictos”, detalló, Miguel Concha, quien apostó por un proyecto crítico-conductual.

Todo este trabajo lo realizan dentro del marco normativo, reorientando la educación en lo productivo.

Este proyecto tiene presencia en 18 escuelas de la zona escolar 34 del nivel preescolar, que requieren del compromiso de todos los actores y lo están aplicando en la ciudad de Oaxaca de Juárez, así como en otras comunidades como Tlacolula de Matamoros.

Pero aparte de esta zona, lo ha trasladado a otros niveles como primaria y secundaria.

El PTEO toca la vida comunal de la colectividad y uno de sus bastiones es que la educación se tome desde las culturas de Oaxaca que hace que los niveles educativos adopten propuestas en la práctica curricular.

“Es mirar los conocimientos que se tienen pero no han sido considerados válidos como los conocimientos universales”, expresaron.

La identidad, el sentido de pertenencia y la mirada humana son las líneas de esta propuesta de trabajo que impulsa el magisterio oaxaqueño en rechazo a la reforma educativa.

El Imparcial

Compartir.

Los comentarios están cerrados.